domingo, 24 de julio de 2011

Te pierdo y te pienso

Razones de imposición cultural han impedido que a ciertas personas entre las cuales me incluyo, no nos guste este género musical caribeño llamado VALLENATO. Creo que el asunto viene por su origen. Por décadas la sociedad y los medios para su manutención nos bombardearon con la idea de que todo lo que produce Colombia es vulgar, ordinario, anti estético, y por eso, la cultura (y sus manifestaciones) colombiana está a años luz de la estética musical que los “interesados” impusieron como refinada, apropiada y que desde luego está asociada con la cultura del “Norte”. Vulgar, ordinaria definen poco este sentimiento y en consecuencia esta predilección. En realidad sería más adecuado echar mano de una palabra que describe mejor la connotación que le hemos dado a todo lo que brota de nuestro hermano país y esa palabra es: caliche. El vallenato es un género para gente inculta, por asociación de cerro y de barrio, es decir, para gente, calichera. Usted jamás escuchara una pieza como esta en las instalaciones de un Sambil, ni como música de fondo en un  Hotel de lujo,  ni en el inventario de las disco tiendas de esos grandes centros comerciales ni sus afines. La escuchará, y yo puedo dar fe de ello, en esos sitios de extrema pobreza, de mercados populares, en los vehículos de transporte público que transitan por y desde las zonas más deprimidas de las ciudades y pueblos porque ese arcodeón, esa “guacharaca” y ese tambor suenan a pobreza, a falta de "clase" Todo esto, desde luego es lamentable, pues uno se pierde de algunas "imágenes poéticas realmente de antología, por una parte, y por otra, porque nos desvinculamos de lo que realmente somos como pueblos hermanos...

De ese género he rescatado algunas piezas por su nivel poético (te comería a besitos, desgastaría mis labios en tu piel, dice una por ahí) y otras, quizás tres de ellas, porque a uno de mis hijos le gustan. Pero mi oído (y me da vergüenza decirlo) no es capaz de escuchar más de esas 4 canciones. Por ello, también con vergüenza, debo admitir que cada vez que me la encuentro en las calles que colindan con mi escuela, (y eso es todos los días) a mí me gustaría escuchar por lo menos a Ricardo Montaner. Pero no puedo culparme: yo soy, aunque lucho contra eso,  un producto de esta sociedad que discrimina lo propio y lo que nos une como pueblos para abrazar aquello establecido, que es más ajeno a nosotros más todavía.

Esta tarde mientras hacía el almuerzo y ha de ser porque la vida se encarga de restregarle a uno sus desaciertos, sus penas, de manera de que uno termine de resolverlas, mi hijo colocó este video a todo volumen, el estruendosamente necesario para que yo no me escapara y afrontara cara a cara este sentimiento tan parecido a la impotencia que tiene un par de días viviendo conmigo. En medio de ello tuve en consideración dos cosas: que el arreglo magistral de esta pieza corrobora lo arriba expuesto, vale decir, que a mí me parece más hermosa, más sublime, con pianos y violines, instrumentos no presentes en su versión original, obviamente, pero si me desnudo de mis prejuicios, tengo que admitir que esa letra no podría tener un marco mejor que esos acordes así lo estén ejecutando un simple cuatro. Que esa canción la podría cantar Juan Luis Guerra o la 5ta. Estación si es que todavía existe, o yo que no canto pero es que es nada, y esa canción sería igual de hermosa.

De ella, pesco estos versos, tal vez porque se parezcan a lo que yo siento:
...y te regalo mi fe
si la necesitas para caminar
y llegar a un mundo donde yo no esté
o por si algún día quieres regresar.

Y estos otros:

...pero nunca te olvides de Dios,
he hablado con él y me dijo
que tu necesitas tiempo para caminar
y así comprobar que tu vida soy yo.



sábado, 9 de julio de 2011

sábado, 2 de julio de 2011

Sin fe

QUERIDO DIOS:


A mí me cuesta creer que esta gente de la Oposición oscura y perversa y que ya han llegado a la bajeza de hacerle una Infografía a Chávez, me cuesta creer, te decía, que ellos son mis semejantes. En virtud de mi falta de fe te voy a pedir el siguiente favor:
Haz que a todos ellos les dé diarrea con hipo, ¿sí?
Gracias
Nota: ¡¡BARAJO RETRUQUE!!